lunes, 27 de enero de 2014

El primer post del año...


Tenía muchísimas ganas de volver a escribir, no es que no quisiera antes, pero a veces la inspiración no llega y no hay manera de presionar. Además el año pasado recibí tal cantidad de limonazos que si me hubiera hecho una limonada como dicen, sudaría gotas de limón como mínimo y no tenía intención de contagiar a nadie de amargura.
Así que, ya que estamos en enero y acabando de pasar la temporada martirizante de hacer la cuenta regresiva, al hacer la mía, caí en cuenta que no soy, por mucho, lo que esperaba ser de grande.
Tranquilos, que no corran las lágrimas, esta historia no acaba tan mal… 





Lo primero es que cuando era niña, me imaginaba que a los 25 años iba a ser rica, esperaba trabajar en un lugar que me permitiera andar siempre elegante y de tacones (Noo, no quería trabajar en un Banco) y bueno ¿Por qué no? Con un novio guapísimo, inteligentísimo y simpatiquísimo. 





No me culpen, nadie se imagina tener un novio feo y no tener ni un quinto ¿o sí? Tampoco era muy buena en los deportes, lo que me causaba un poco de vergüenza porque nunca podía convivir en ése ámbito, cuando alguien decía vamos a jugar a cualquier cosa que tuviera que ver con correr y pelotas yo siempre huía con cualquier pretexto. Pero igual pensaba que con el tiempo uno podía ir adoptando mágicamente habilidades. 




Sí, soñar no cuesta nada y dejarle al tiempo que cargue con todo es un hábito que se adopta bastante fácil…

El caso es que hoy, con 28 años encima, una cuenta de banco más triste que mi vida sentimental y una destreza para los deportes tres rayitas por debajo de la de una tortuga, nunca en la vida me he sentido más segura de mi misma y más en paz. Digo, tampoco es que me levante todos los días y diga ¡¡qué maravilla todo marcha perfecto!! Hay que ser optimista pero también realista si no uno termina volviendose loco.
En fin, así me fue con la retrospectiva, ojalá que si vuelvo a encontrar la niña interior tenga el valor de mirarla de frente, sólo espero que no sea muy exigente con los saldos…
 


Que tengan un grandioso año!!! Mi mayor deseo es que encuentren la paz!!!
Les mando un abrazo grande y espero seguir en contacto con ustedes...

   

No hay comentarios:

Publicar un comentario